Seguidores

viernes, 23 de julio de 2010

¡¡UN REGALAZO ESPECIAL, UN RELATO GRACIAS A MACU!!

Aqui os traígo este regalo tan especial que recibí hoy por parte de una gran amiga, MACU.
Muchos, si no todos, sabéis quien es ella. Hasta hace poco tenía un blog, un maravilloso e intretenido rincón donde pasaba unos ratos increíbles, pero por motivos que no vienen al caso, ella decidió cerrarlo.
Aun asi, no cambió la tan maravillosa personalidad que tiene. Siempre, ya sea en el blog con sus commets, en el Face con sus saludos, por mail... siempre esta ahí.

Macu: Que sabes cuanto te quiero y te aprecio, y siempre estarás en mi corazón. Tu apoyo, tus animos, el "empujoncito" que me faltaba... todo ello son regalos que nunca dejaré de agradecer;D

Os dejo este pedazo relato, con portada incluída, para que os podáis partir de la risa como lo hice yo, de manos de esta Escritora sin par.
(Importante: El relato pertene a Macu Marrero. De su autoria y derechos reservados.)

Muchas gracias mi querida amiga, y con mayúsculas y negrita: ¡¡TE QUIERO MACU!!



(Pinchar en mas infomación para leer el relato;D)





EL ARCA DE LA KAROL.  Pintada de color cobalto

En las calles devastadas de un lugar remoto, se iniciaba un casting. 
El cartel anunciaba “La rosa cobalto”. La larga y extensa cola podría cruzar el atlántico y nos quedaríamos cortos. Poco a poco, se fueron despidiendo a un numeroso grupo ya que en la letra pequeña, se pedía que algunas razas debían tener los ojos azules. Algunos se mataron por las existencias de lentillas en una óptica que les quedaba cerca, pero el azul que se pedía debía ser fosforito y  muchos no tuvieron otro remedio que volver por donde vinieron.
La directora de casting era karol Scandiu, una mujer joven de belleza serena pero con una mala leche que te cagas.
Ordenó a los vampiros organizarse. Estaban armando alboroto y echándoles el ojo a los humanos. Un grupo de ellos incluso llegó a gritarle a una pobre chica “ay oma que rica estás. Con tu sangre me daba  yo una ducha”.
Los de seguridad llegaron a tiempo y pudieron apartarlos del resto de especies.  A los licántropos, apenas tuvieron que ordenarlos. Con la peste a perros mojados que desprendían (esa especie de tufillo a tortilla de patatas pero con los huevos podridos),  pronto los dejaron solos como al tato.
Los mestizos y humanos se agruparon en una sola fila.
En las diferentes categorías se preguntaban de qué iría el tema. Lo habían anunciado en un magazine: “Se necesita toda clase de especies para realizar una novela”.
¿Especies? preguntó uno de los licántropos. Esto me suena al Arca de Noé. Si no ya me dirás para que quieren tanto animal…
Karol se encontraba sentada detrás de una mesa con un micrófono y unos vasos de agua delante de ella y por supuesto, acompañada de dos colaboradoras.
El primero en pasar fue un vampiro.
Por favor ¿nos puedes mostrar tu número y ponerte en el círculo que tienes justo delante? se había preparado para la ocasión un lugar específico donde cada aspirante debía posicionarse y además, llevar colgado el pertinente número.
El vampiro se dio la espalda y mostró el cartelito, se colocó en el círculo y empezó a hablar.
So-so-so-so-soy Brybrybrybrybrybryaaaaam coccccoon el nunumeeeeero unnnnnno dos ciiiiico.Llegó a terminar de decir después de un largo minuto.
“Por el culo te la hinco”dijo Karol tapando el micrófono.
¿Y qué te pasa a ti en la voz? ¿Estás nervioso? Aquí no nos comemos a nadie, querido ¡Jajajajajajaja! finalizó con una risa mientras con los dedos formaba unas comillas. Por si el vampiro había cogido la  indirecta…
─ ¡Aaaaaaaah!– respondió Bryam con cara de simplón─. Eeeeees queeeeeee soy tartartartartamudo.
Eso va a ser un inconveniente Karol- comentó una de las colaboradoras acercándose al oído de la directora.
En voz baja, Karol le respondió a la susodicha da igual muchacha, con eso hacemos más larga la novela.
Y a ver, Bryam prosiguió sin inmutarse ¿algún otro problema que nos tengas que confesar?
Pupupupupuppues no.
Te damos la enhorabuena, el papel protagonista es tuyo queeeeerido.
Gragragragraacias ¿cucucucuuando empiezo?
Ya hoy mismo subes al Arca de la Karol rumbo a La rosa cobalto, queriiiiiiido.
Uuuna coooosa seeeñoñoñoriiiiiiitatataa Karolinterrumpió el vampiro─. Teeeengo dentista eeeeeeel viviviviernes.
Ah,  por eso no te preocupes… pero ¡deja  de hablar que me estas poniendo nerviosa! ya había perdido el control y aquel tartamudeo la  estaba erizando ─. Procura que te dejen los colmillos bien afilados y te recomiendo que utilicen un buen material, porque no vas a dejar de dar mordiscos en todas las escenas.
El vampiro abandonó la sala. Le tocó el turno a uno de los  muchos licántropos. Éste, Llevaba un pantalón blanco marcando paquete y una camisa de flores con los botones desabrochados, dejando mostrar un matojo de pelo digno de cualquier oso polar.
Hola pecho lobo, ¿cómo te llamas?. Aquel animalillo pareció haberle gustado. Siempre sintió debilidad por la pelambrera.
Me llamo Paquito. Pa servirla a usted y a las guapas chulapas que ties a tu lao.
¿Qué le pasa a este en la boca? preguntó la otra colaboradora que no había intervenido. ¿De dónde han salido todos estos, del logopeda?
-¿De dónde vienes? siguió Karol con el interrogatorio y fulminando con su mirada a la que había preguntado.  La pobre se  quedó chiquitita como un hobbit.
-Pue un servidor vie de Madrid y te he traío un mantón de manila como presente.  
Karol aceptó el regalo y hasta se marcó un chotis con el licántropo que se colocó un clavel  rojo entre los dientes.
¡Ay chiquillo, cuántos rizos!exclamó ella tocando su pecho lobuno.
Pues si este es el caminito… imagina el jardincito, ¡ea!
Las otras dos miraban con baba el salero del pedazo lobo que tenían delante. Tendrían que cambiarle algunos modales, pero valdría la pena.
Tu serás… Erasmus.
Yo por ti… lo que quie-ras, chulapa.
¡Que pase la humana! pidió después de despedir con besitos al aire al animalillo y no sin antes haberle recordado lo de “queriiiiiiido”. Cualquier cosa nos vale y dejamos para mañana el casting.
¿Cómo te llamas? preguntó bostezando. 
─” ¡Camille!” respondió con voz chillona. Todas se taparon los oídos ante aquel ruidillo que largó por la boca. El inoportuno bostezo de Karol casi le cuesta el que se le desencajara la mandíbula del susto.
¿Y hablas mucho? “Lo que faltaba, por favor. Voy a acabar con un sonotone”.
─ ¡Hablo poco porque cada vez que lo hago la cago! se justificó la humana con su estridente vocecita. La onda expansiva  del sonido rompió hasta los vasos de agua que había sobre la mesa.
Karol le dio el papel a la chica y esta vez no se despidió con un  “gracias querida”. Se dirigió a ella y le propinó un zurdazo dejándola lela;  eso sí, le recomendó una buena pomada para la inflamación. 
Las tres se quedaron solas y sordas después de que Camille abandonara la sala con un ojo morado. Anotaron los nombres y  las características de cada personaje.
Por el vampiro ni os preocupéis, lo mantendremos un tiempo de viaje. Con el hombre lobo ¿qué deciros? como que le voy a dar un papel importante…  Y con la Camille, esa especie de sirena de ambulancia con patas, la meteremos en un personaje  en el que solo piense.  ¡Toooodos al arca….queriiiiidos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario